Origen

La formación de la raza tuvo lugar en la Isla Sud de Nueva Zelandia, por inspiración del Sr. James Little quien en el año 1866 inició sus trabajos de cruzamiento entre los grupos de ovinos existentes en la región.

Su idea fue la de lograr una oveja de mejor constitución (más robusta) que el Merino y que produjera un vellón amplio pesado y de mechas más largas que las de esta raza, que era ciertamente la más difundida en el mundo.

Además entreveía la posibilidad de obtener un equilibrio carne-lana. Si las lanas producidas por el Merino eran de altísima calidad, muy finas pero algo cortas, sus reses en cambio no satisfacían para las necesidades de consumo. Asimismo, las lanas de de las otras razas (Romney Marsh y Lincoln) muy conocidas, eran algo bastas y tal vez demasiado fuertes para ciertos usos aunque sus reses conformaran para carnicería.

Con miras puestas en ese objetivo produjo, durante un tiempo, grupos de animales resultados del apareamiento entre el Merino y Romney Marsh que si bien tendían a cumplir con sus deseos, fueron desapareciendo y se perdieron por completo.

Su segundo trabajo en este sentido, tuvo como integrantes o participantes; nuevamente a la ovejaMerino seleccionada, en un importante lote de hasta 4.000 hembras y por otro lado, a unos 100 carneros Lincoln puros. De la fecha de la iniciación de este planteo, año 1880 hasta el 1895, sus trabajos consistieron en seleccionar y aparear los ejemplares de la primera filial, entre sí, de la segunda entre sí, y sucesivamente continuar hasta la quinta, en que aparentemente había logrado el tipo pretendido.

Simultáneamente, otros criadores emprendieron tareas similares y con igual objetivo, pero utilizaron a las razas Leicester y Border Leicester. Se sabe que Little también usó algunos ejemplares de esa procedencia pero es probable que esas corrientes se sangre, ajenas al Merino y al Lincoln, hayan desaparecido o se hallen tan diluidas que prácticamente no se hagan notar.

Los nuevos animales, que tomaron el nombre de Corriedale en razón de ser ese el lugar de crianza, tenían entonces la siguiente composición genética; 50% Merino y 50% Lincoln, fijado por selección y consanguinidad.

Extraído del libro Ovinos, del Dr. César Calvo